CONTRASEÑA



Dios resiste al soberbio pero da gracia al humilde. Si Dios te usa cubre tu rostro, todo se trata de él, a él sea la gloria, la honra y el honor. Entonces que tu liderazgo siempre sea: “No me mires a mí, mira al que está en el trono”.