CONTRASEÑA



¿Qué hacemos cuando sale algo nuevo y lo que tengo queda ya obsoleto? ¿Cómo hacemos con lo que tenemos a la mano? Debemos optimizarlo. En la iglesia es difícil invertir en cambios constantemente, pero hemos aprendido 4 criterios para usar mejor lo que tenemos y que no sea un limitante el no tener lo que otras grandes producciones tienen:

1. Define un norte. Con muchos medios distintos se puede lograr un mismo objetivo, entonces ten claro este objetivo porque no importa mucho la herramienta que uses. Usa lo que tienes.

2. Haz un plan de largo plazo y sueña. Sueña, porque Dios se encarga de proveer para su iglesia.

3. Sé un buen administrador. Usa lo que tienes pero también cuida lo que tienes. Dios te lo ha dado y tú eres el encargado de cuidarlo.

4. No te detengas. Puede que no tengas lo que tanto deseas pero sé fiel y Dios se encargará.

Nosotros teníamos el sueño, pero es Dios quien se ha encargado de embellecer la iglesia.