CONTRASEÑA



Muchas veces nos la pasamos lamentando lo que no tenemos y no valoramos lo que tenemos. Hay potencial, hay jóvenes que alaban al Señor más allá que las apariencias. Nosotros estamos aquí para abrir puertas y crear plataformas para la siguiente generación, pero para que eso funcione tenemos que alinearnos al corazón de la iglesia, porque plantados en la casa de Dios vamos a florecer.

Cada generación comunica la visión de manera diferente, y si quieres una iglesia de jóvenes, entonces entrégale la iglesia a los jóvenes y ten una visión amplia. ¡Atrévete al cambio! Los cambios nos recuerdan que Dios no se olvida de nosotros. Con cada generación, viene un cambio y una unción de parte de Dios.